‘Si vieran una foto de Eluana ahora, muchos se callarían’

Efe | Roma

Actualizado martes 10/02/2009 13:24 horas

 

 

Eluana Englaro, la joven que permaneció 17 años en coma y que este lunes falleció, pesaba 40 kilogramos, los brazos y las piernas las tenía encogidas, y sólo podía yacer de lado porque con el vientre hacia arriba podía ahogarse por los líquidos que le fluían de su estómago atrofiado, según informa el diario ‘Il Corriere della Sera’.

Permanecía apoyada sobre el lado derecho del cuerpo lo que le causaba llagas y laceraciones en la piel, que tenía hasta en la cara, agrega. Se le habían afilado las facciones del rostro y los párpados permanecían perennemente medio cerrados.

Los inspectores del Ministerio de Sanidad que la visitaron el viernes pasado -según el diario- no se imaginaban el deterioro que había sufrido Eluana.

Eluana Englaro falleció hacia las 20.00 horas local (19.00 GMT) en la casa de reposo ‘La Quiete’, en la norteña ciudad de Udine, mientras el Senado debatía un proyecto de ley para prohibir la suspensión de la nutrición e hidratación que la mantenía con vida.

Beppino Englaro, padre de Eluana, aseguraba horas después de la muerte de su hija que él es "el único responsable. He sido yo que el que ha llevado esta historia hasta el fin". El responsable del equipo de voluntarios que llevaban el protocolo médico que pondría fin a la vida de Eluana, el anestesista Amato De Monte, fue el que avisó por teléfono a Englaro.

Según los medios de comunicación italianos, que lo llamaban por teléfono, Beppino Englaro respondía con la misma frase y le oyeron llorar por primera vez en los once años de batalla legal por la eutanasia de su hija.

Beppino Englaro aseguró que "si mucha gente viera una fotografía de Eluana en la actualidad se callarían, pero no lo haré jamás". Su padre añade además que "había hecho una promesa a Eluana" y que "la ha mantenido".

La promesa -según Englaro- se la hizo a su hija antes del accidente de tráfico que la postró en 1992, cuando su amigo Alessandro sufrió otro siniestro similar.

"Cuando volvió de su última visita a su amigo en coma me dijo que no quisiera jamás encontrarse en una situación así y me hizo prometer que ocurriera lo que ocurriera, nunca la abandonaría en ese estado", dijo Beppino Englaro.

"He soportado mucho en estos años, pero debo permanecer sólo, tengo muchas cosas en que pensar", subrayó.

Su esposa Saturna, que actualmente está enferma de cáncer, también declaró en su día que "mi hija no aceptaba los cuidados sin fin y sin resultado estar así lo consideraba una barbarie".

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/10/internacional/1234263188.html

Anuncios

Acerca de hayack

Hayack, de cuyo nombre no quiero acordarme, es técnico superior en imagen, adiestrado para manejar todo trasto, manual, analógico o a pedales, con lente y botones. Adiestrado en tratamiento digital de la imagen, retoque, montaje de vídeo etc. Titulado precario buscando un hueco en este sistema que no comprende. Observador inadaptado que se cuestiona si todo el mundo va al revés o es un servidor quién va en dirección contraria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s