¿Qué opinas del modo occidental, hoy, de pensar la inmigración?

Esther Sanz Selva

“…recurriendo a un trabajo de imaginación histórica: la historia como habría podido ser…
Cristóbal Colón no pudo descubrir América porque no tenía visado y no tenía ni siquiera pasaporte. A Pedro Alvares Cabral le fue prohibido desembarcar en Brasil porque habría podido llevar consigo la viruela, el sarampión, la gripe y otras pestilencias desconocidas en el país; Hernán Cortés y Francisco Pizarro se quedaron con las ganas de conquistar México y Perú porque no tenían el permiso de trabajo; Pedro de Alvarado fue rechazado en Guatemala; Pedro de Valdivia no pudo entrar a Chile porque no tenía el certificado de buena conducta otorgado por la policía; los peregrinos del Mayflower fueron devueltos al mar porque en la costa de Massachussets no había vacantes abiertas a la inmigración…
Pienso siempre que para comprender una situación es necesario hacer este ejercicio del punto de vista. Así, con el tema de la inmigración habría que preguntarse qué habría pasado si América latina hubiera actuado de la misma manera que hoy actúan los países desarrollados frente a la inmigración.
Hay muchos casos, no todos, pero son muchos los migrantes que hacen un viaje de retorno al país de origen del abuelo o de la abuela, como en Italia o en España, por lo que es de esperar que sean acogidos como lo fueron en América cuando el viaje se hacía en sentido contrario. Es una tragedia de nuestro tiempo esta inmensa masa migrante que vaga por el mundo buscando casa. Muchos son expulsados por las guerras, muchos por las catástrofes que se llaman "naturales", pero que de naturales no tienen nada, y muchos son expulsados por la miseria, por la pobreza.
Cuando yo era joven existía una verdad universal: la pobreza es hija de la injusticia; si existía la pobreza, era porque existía la injusticia. Hoy las cosas han cambiado mucho: el mundo no piensa de la misma manera, y para buena parte de la humanidad o, por lo menos, para buena parte de la minoría gobernante, dominante, la pobreza ya no es hija de la injusticia porque la injusticia no existe, la pobreza es el castigo a la ineficiencia. Por lo tanto, no es injusta. Este tipo de razonamiento, de mentalidad, era inimaginable en el mundo de los años sesenta y setenta.
Las cosas han cambiado mucho y la inmigración paga las consecuencias de este cambio. Este es un tema muy importante y probablemente un signo del tiempo, un gran signo del tiempo: esta tragedia de las fronteras que se abren mágicamente al paso del dinero, al paso de las mercancías, pero que se cierran al paso de los seres humanos, al paso de la gente.
La mía es una acusación contra todo sistema que prefiere los objetos, las cosas, a las personas. “

Anuncios

Acerca de hayack

Hayack, de cuyo nombre no quiero acordarme, es técnico superior en imagen, adiestrado para manejar todo trasto, manual, analógico o a pedales, con lente y botones. Adiestrado en tratamiento digital de la imagen, retoque, montaje de vídeo etc. Titulado precario buscando un hueco en este sistema que no comprende. Observador inadaptado que se cuestiona si todo el mundo va al revés o es un servidor quién va en dirección contraria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Qué opinas del modo occidental, hoy, de pensar la inmigración?

  1. Pep dijo:

    Han bajado los sueldos ponderados en el Estado un 20% por la inmigracion, a mi me han robado dos veces en casa y he tenido un intento de homicidio con intencion de robo ejecutado por un inmigrante al que piden 8 anyos de carcel. Personalmente la inmigracion me ha perjudicado y mucho.

    • hayack dijo:

      ¿Seguro que han bajado por la inmigración y no por las facilidades del sistema laboral para hacernos pagar su crisis? Ese dato poco tiene que ver con la inmigración. La inmigración existe, está ahí. La historia de la humanidad es en gran medida la historia de los flujos migratorios. Que una persona deje su tierra para buscar una vida mejor es algo natural en el ser humano. Bunquerizarse al estilo de Corea del norte no soluciona nada ya que, pese a las enormes trabas, es mucha la gente que aspira y consigue pasar la frontera.
      En el momento de la burbuja, la inmigración asumió unos empleos que el español medio, creyéndose rico al recibir hipotecas que le esclavizaban de por vida, no quería asumir. Tampoco es muy justo para con la gente migrante medirlos a todos por una experiencia personal. A mi en Valencia me atracaron una vez… Un muchacho blanco de piel con ojos verdes. ¿Tengo por ello que odiar a todos los blancos de ojos verdes? Hay que juzgar al delincuente, no al inmigrante. Pues la gente que llega buscando una vida mejor no tiene la culpa. Aunque a veces es difícil compatibilizar culturas y costumbres tan distintas entre si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s