A veces creo que nos toman por imbéciles…

Hoy al sentarme ante el PC y hacer mi repaso matutino de la prensa digital, casi se me atraganta la magdalena. Dice Gallardón que la mujer sufre una “violencia estructural” que la obliga a abortar. Esta cabriola dialéctica que pretende contraponer el aborto con el derecho a la maternidad no es valadí. No es un exceso verbal o un recurso desesperado por salir de un lance parlamentario. Tiene una finalidad muy clara. Pretende dar la imagen de que todo aborto que se produce tiene un componente social donde la mujer se ve abocada a abortar en contra de su voluntad. Si uno hiciese caso a los “pro-vida” pensaría que hay cacerías de embarazadas. Que junto con el diagnóstico del embarazo te dan fecha para el aborto, o que las mujeres embarazadas no salen de su casa por miedo a vete tu a saber que. Pero todo esto no es más que el pútrido eyáculo de los mismos fascistas de siempre. La misma concepción patriarcal de la mujer sumisa que esta gente, con un aire más paternalista, pretende hacer de los ovarios de las mujeres una cuestión de estado, pues según estos, la mujer no sabe lo que es mejor para ella. Sin duda, convertirse en una fábrica reproductiva es lo que más le conviene, quedarse en casa, colocarse un burka de maquillaje, la mantilla y la peineta, dedicarse solamente a parir y consumir.

Como decía, este discurso puede parecer nuevo… pero es tan casposo y rancio como paternalista e hipócrita. Cuando una mujer se queda embarazada, ha de decidir. Solo a ella le compete la decisión sobre su maternidad. No creo que ninguna mujer esté deseando quedarse embarazada para poder abortar. De hecho no soy capaz de ponerme en el lugar de la mujer que tiene que tomar esa decisión. ¿Sabéis lo que me parece deleznable de verdad? Los abortos por motivos económicos. Que una persona no pueda nacer por la falta de dinero o por la imposible conciliación de la vida laboral y familiar. Por la falta de apoyo a la maternidad, la falta de ayuda, la falta de una legislación laboral que proteja al trabajador y sobretodo a la trabajadora de las desigualdades que el sistema capitalista genera. Y esto no se consigue tratando a la mujer como una menor de edad incapaz de decidir o reduciéndolas a meras incubadoras sin poder de decisión. No se consigue nacionalizando los ovarios de las mujeres; no se consigue cambiando la ley del aborto, la cual es una herramienta de decisión de la mujer. La cuestión no es aborto vs maternidad. La cuestión es que una decisión libre de una mujer ha de venir dada por el ofrecimiento de posibilidades. El fomento de la maternidad no ha de venir de la derogación de la actual ley del aborto, sino de ayudar a las mujeres que si decidan ser madres, más guarderías públicas, horarios laborales razonables, multas más duras contra las empresas que discriminen a las embarazadas, permisos de maternidad y de paternidad, viviendas subvencionadas en alquiler para las parejas jóvenes que se quieran emancipar…

PD: Curioso cuanto menos es que al PP le preocupe tanto la maternidad y luego limite la jornada reducida y el permiso de lactancia en la reforma laboral.

Aquí os dejo un artículo de opinión que hemos escrito la compañera de JovesEU Inma Martí y yo con motivo de este día. Próximamente en los medios dignos.

_______________________________

Crisi també a les polítiques d’igualtat.

Imma Martí
Juan Miguel Araque

Joves EU-Alzira

El dia 8 de març és un dia de reivindicació pels drets de la dona, és una jornada de lluita que creiem de gran importància, ja que el moviment feminista pretén des de fa molts anys implantar un model de societat equitativa entre homes i dones. 

La nostra societat ha sigut creada per homes i per a homes, de manera que tota dona que ha sigut capaç d’acumular una quota de poder important ho ha fet assumint els rols masculins. Adquirim aqueixos rols des del bressol i quan anem creixent ens veiem baix el bombardeig constant de multitud de missatges que delimiten el paper que ens toca jugar depenent del nostre gènere. El patriarcat no solament implica la submissió de la dona, sinó que també força a l’home a assumir uns rols que no sempre són beneficiosos per a aquest; hi ha homes que pateixen l’estigmatització al no complir els rols imposats.

Malgrat que en els últims anys hi ha hagut alguns avanços en matèria d’igualtat, en aquesta època de crisi s’accentuen les desigualtats existents entre homes i dones. El primer símptoma d’aquesta desigualtat s’observa quan entrem en la denominació de crisi. Un país no està en crisi fins que les quotes d’atur comencen a afectar als homes en gran mesura, però, quan els aturats són dones, joves i immigrants, com havia passat fins abans de l’esclat del 2008, no es parla de crisi.

Açò també s’evidencia quan en època de vaques flaques, el primer lloc on es redueixen costos és en els programes d’ajuda a dones (Oficines d’Atenció als Víctimes del Delicte, Cases d’Acolliment per a dones víctimes de violència, Biblioteca de la Dona, Punts de Trobada Familiar, etc.). De les 48 oficines d’atenció a víctimes del delicte després de l’onada de retallades, el País Valencià ha quedat amb tan sols 16 d’elles, repartides territorialment amb 6 a València, 6 a Alacant i 3 a Castelló. En el 2011 es van atendre en aquests centres a 11.000 víctimes, i el 70% d’aquestes eren víctimes de violència de gènere. Amb aquestes estadístiques en la mà, podem fer el càlcul que ens deixa amb unes 6.000 dones desateses per any, a causa de les polítiques de retallades. 

 Sota la premissa de l’austeritat davant la crisi econòmica, disfressant determinades polítiques com merament tècniques, els serveis socials han sigut els primers a ser retallats. Açò ja no respon a uns criteris merament econòmics, sinó que respon a una ideologia clara, que beneficia el patriarcat, la de la dona al servei de l’home. En conseqüència, el que es manté des d’algunes esferes polítiques és un doble discurs hipòcrita, en el qual de forma paternalista, es diu que s’ha de donar protecció a la dona i condemnar la violència exercida cap a elles; mentre que, per un altre costat, se la desprotegeix en la pràctica, fent-nos retrocedir després d’anys d’avanços.

Malgrat aquest context, no podem permetre que amb l’excusa de la crisi, s’interrompa el gradual avanç cap a una societat igualitària, perquè, al cap i a la fi, la lluita feminista pretén construir una societat equitativa i justa, en la qual tota persona, independentment del seu gènere, sexe o condició siga lliure, capaç i completa en si mateixa.

Inma y yo tras el stand de Joves EU-Alzira  en la pasada feria del asociacionismo organizada por el CJA.

Inma y yo tras el stand de Joves EU-Alzira en la pasada feria del asociacionismo organizada por el CJA.

Anuncios

Acerca de hayack

Hayack, de cuyo nombre no quiero acordarme, es técnico superior en imagen, adiestrado para manejar todo trasto, manual, analógico o a pedales, con lente y botones. Adiestrado en tratamiento digital de la imagen, retoque, montaje de vídeo etc. Titulado precario buscando un hueco en este sistema que no comprende. Observador inadaptado que se cuestiona si todo el mundo va al revés o es un servidor quién va en dirección contraria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A veces creo que nos toman por imbéciles…

  1. melky dijo:

    Grassies per la vostra gran labor de netetjar el pais de tant parasit,salutassions

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s